Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2016

Sibilla Aleramo: Grave, pero como una ardiente música.

Grave, pero como una ardiente música, este latir fuerte de tu vida, y ver reflejada en tu mirada el alma que ya tuve en mi juventud, este sentirte himno y ala y luz en el mundo que divino quieres recrear, grave a mi corazón este revivir en ti mi antigua fábula, pero como una ardiente música.

Traducción de Carlos Vitale

Erich Fried: Cómo debes ser besado.

Cuando te beso, no es sólo tu boca, ni tu ombligo, ni tu regazo lo que yo beso.
También beso tus preguntas, y tus deseos, yo beso tus reflexiones, tu incertidumbre, y tu valentía, tu amor por mi, y la libertad que te ofrezco, tu pie, que hasta mi te trajo y que de mi te alejará, te beso a ti, como eres y como serás, mañana y después, y cuando los días conmigo queden en el recuerdo. .

Osip Mandelstam: ¿Qué puedo hacer con este cuerpo mío irrepetible?

¿Qué puedo hacer con este cuerpo mío irrepetible, que me ha sido dado? ¿A quién, dime, debo agradecer, por la apacible alegría de respirar y vivir?

Yo soy el jardinero y soy la flor, En la mazmorra del mundo no estoy solo.

En la eternidad del cristal ya se ha esparcido Mi aliento y mi calor.

En él está impreso un signo, Irreconocible hasta hace poco tiempo.

Ojalá la bruma se diluya en los instantes Para que no borre el signo amado.


Versión de  Jorge Bustamante García.

William Henry Ogilvie: También nosotros vivimos buenos tiempos.

También nosotros vivimos buenos tiempos cuando el cuerpo sintonizaba con el alma, y bailamos con nuestros amores sinceros a la luz de la luna llena, y nos sentamos con los sabios y los justos y fuimos ganando ingenio y alegría en torno a algún plato selecto gracias a Escoffier.
Y sentimos esa gloria impertinente que las lágrimas suelen alejar, y quisimos que los corazones briosos cantasen con el estilo grandioso de los antiguos.
Pero fuimos importunados y fisgados por la multitud promiscua, los editores nos convirtieron en fraudes para aturdir a la multitud, todas las palabras como Amor y Paz, todos los discursos cuerdos y positivos fueron ensuciados, profanados y degradados, los convirtieron en un chirrido horroroso.
Ninguna oratoria sobrevivió a aquel pandemonio salvo la amarga, la soterrada, la irónica y la monótona: ¿y dónde encontraremos cobijo para la alegría o el simple bienestar cuando apenas queda nada en pie
más que los suburbios de la discordia?

Paul Verlaine: Noche del Walpurgis Clásico.

Era más bien el sabbat del segundo Fausto, un rítmico sabbat, rítmico, extremadamente rítmico. Imaginaos un jardín de Lenôtre, Correcto, ridículo y encantador.
Unas rotondas; en el centro, los surtidores; unas avenidas muy rectas, silvanos de mármol, dioses marinos de bronce, aquí y allá, unas Venus expuestas; unos tresbolillos, unos arriates;
castaños, plantíos de flores formando dunas; aquí, unos rosales enanos que un docto gusto alinea; más allá, unos tejos tallados en triángulos. La luna de una noche de verano sobre todo esto.
Suena la medianoche y despierta en el fondo del parque                                                                                                 áulico
Una aire melancólico, un sordo, lento y dulce aire de caza, tan dulce, lento, sordo y melancólico como el aire de caza de Tannhauser
Cantos velados de lejanos cuernos de caza, donde la ternura de los sentidos abraza el espanto del alma de los acordes armoniosamente disonantes de la embriaguez; y ya la llamada de las trompa…

Lawrence Ferlinghetti: Poema 29

Rainer Maria Rilke,: ¿Qué es la religiosidad?

¿Qué es la religiosidad?

Alegría por las iglesias oscuras y los árboles de Navidad relucientes, agradecimiento por una vida cotidiana tranquila, a salvo de las tempestades, amor que ha permitido su rumbo y busca a tientas en un espacio sin límites.
Y una añoranza que cruza las manos en lugar de extender las alas.

Kim Chunsu: Flor.

Antes de pronunciar su nombre ella no era más que un gesto. Cuando  pronuncié su nombre  vino a mí y se convirtió en una flor.
Ahora quién pronunciará mi nombre uno ajustado a mi color y a mi fragancia, como yo la nombré, así, para que yo  vaya hacia ella  y me convierta en su flor.
Todos nosotros  anhelamos convertirnos en algo. yo anhelo convertirme en un inolvidable significado para ti y anhelo que tú lo seas para mí
Traducción Inglés: Alex Rose Traducción Español: Mariela Cordero

Giorgos Seferis :Todos tienen visiones.

Todos tienen visiones por más que nadie lo confiese; van y aseguran que andan solos. La magna rosa. estuvo siempre aquí a tu costado sumergida en lo profundo del sueño tuya y desconocida.
Pero apenas ahora que tus manos la tocaron en sus remotos pétalos has sentido caer la pesantez compacta del danzante en el río del tiempo borbollón tremebundo. No disipes el hálito que te acordó este respirar.

Versión de Jaime García Terrés

Henrik Nordbrandt: Hablo de ti.