Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2015

Jayne Anne Phillips: Feliz.

Sabía que amándolo podía hacerlo feliz, pero no lo amaba. O sí, pero eso se hundía en sí mismo como un agujero y engullía los contenidos. Rodeada por el torbellino de sus propios movimientos la idea de hacerlo feliz le resultaba entrañable. Iba de un lugar a otro, nunca revelaba una sorpresa. Dormía sola de noche, el alma de un sacerdote desnudo en su cuerpo dulce. Manos blandas y menudas, el pan levando en su estómago. Cuando se tendía junto al hombre que amaba y no amaba, el hombre se abría y abría. Dentro de él un acróbata hacía piruetas sobre la muerte. Y recorría alambres delgados sin nada encima ni debajo. Ella lloraba, él era tan bello con su malla escarlata y su cara blanca del tamaño de una moneda.


Traducción Arturo Casals

Friedrich Hölderlin: El Verano/Der Sommer.

El Verano.
La estación aún se ofrece a las miradas, y los campos Del Verano estallan en todo su esplendor; Su verdor fastuosamente se despliega, Y a través suyo el riachuelo sus olas precipita. Así entre montes y valle el día extiéndese Con su resplandeciente fuerza irresistible, Y las nubes pasan en silencio, por los altos espacios. Como si el año con majestad se demorara.
Der Sommer.
Noch ist die Zeit des Jahrs zu sehn, und die Gefilde Des Sommers stehn in ihrem Glanz, in ihrer Milde; Des Feldes Grün ist prächtig ausgebreitet, Allwo der Bach hinab mit Wellen gleitet. So zieht der Tag hinaus durch Berg und Thale, Mit seiner Unaufhaltsamkeit und seinem Strale, Und Wolken ziehn in Ruh', in hohen Räumen, Es scheint das Jahr mit Herrlichkeit zu säumen.
Poemas de la Locura.
Friedrich Hölderlin

Alain Bosquet: Vacilación

Preséntame a la desconocida que tú te vuelves al momento en que el poema se insinúa como un insecto entre tus dedos, y, al repartirte con los lobos, vuelve golondrinas tus senos. ¿Eres mía, mujer rebelde, que transformada en piedra veo? Mírame ahora, soy tu amo y el infinito aquí te enseño: a cada paso que avanzamos hay que renacer ante el verbo que une obediencia y aventura. Reconstruyo tu brazo nuevo y reconstruyo tu figura, mas nos lleva este movimiento hasta el fondo de nuestra sangre -niños que acosa un blanco vértigo y cuyo sueño vale apenas la sílaba que está muriendo.

Versión de Andrés Holguín

Madame de la Fayette: El Duque de Nemours.

"Este príncipe era una obra maestra de la Naturaleza; lo que tenía de menos admirable era el ser el hombre mejor hecho y más bello del mundo. Lo que lo ponía por sobre los demás era un valor incomparable y tenía un encanto en el espíritu, el rostro y las acciones que jamás se vieron sino en él. Tenía una amenidad que gustaba igualmente a los hombres y a las mujeres, una destreza extraordinaria en todos los ejercicios, un modo de vestir que enseguida era copiado por todos, pero que resultaba inimitable, y en fin, un aire en toda su persona que hacía que sólo se lo mirara a él en los sitios en que se presentaba. No había una dama en la Corte cuya gloria no fuera haberle agradado; pocas de las que le habían agradado podían jactarse de haberlo resistido, y hasta varias a quienes no había amado habían estado apasionadas por él. Poseía tal suavidad y tal disposición a la galantería, que no podía dejar de tener algunas atenciones con aquellas que trataban de gustarle: de ahí que tuviera…

W.H Auden :El Compositor.

Los otros traducen: el pintor dibuja un mundo visible que amar o rechazar; escarbando su vida,el poeta saca las imágenes que hieren y conectan, moldeando con dolor,a la vida y al arte, confiando que nosotros cubriremos la grieta.
Sólo tus notas son puro artefacto, sólo tu canción es un don absoluto. Derrama tu presencia,delicia desbordada, por las cascadas de las piernas y los vertederos de la espalda, que invade nuestro clima de duda y de silencio; sólo tú,tú sola,canción imaginaria, eres incapaz de decir que una existencia ha errado, y viertes,como un vino,tu perdón.