Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2015

Diarios-Alejandra Pizarnik: "Ansias"

Ansias Pienso en ÉL. En todo lo que tocan sus manos plasmadas de esmeraldas, y digo: Feliz tú, libro ,que sientes la calidez en su piel. Tú que no lo deseas. Libro, señor, libro, hermano libro, feliz tú, feliz usted que recibe la inmarcesible tersura de sus dedos. Feliz tú, papel blanco lleno de dibujitos indelebles. Tú que no lo amas.
Tú, que con sólo mostrar tu desnudo perfil recibes el abrazo de su mirada. ¡Feliz tú, hoja de papel en blanco! ¿ Y usted, señor suelo? ¿Qué decir de usted, usted que tiene el honor de recibir su paso, usted que lo sostiene, usted que es marcado por su maravilloso ritmo ? ¡¡Feliz usted, señor suelo, feliz de usted, usted que no lo desea!! ¡Oh escaleras brillosas, vasos inertes, cubiertos indiferentes, trajes irreflexivos, sillones insulsos, útiles impersonales, felices de ustedes, que lo ven, que lo sienten!,¡y no lo anhelan!

Diarios-Alejandra Pizarnik

John Keats: Oda a Psique

¡Oh diosa! Escucha estos versos silentes arrancados por la dulce coacción y la memoria amada, y perdona que cante tus secretos incluso en tus suaves oídos aconchados. ¿Soñé hoy acaso, o es que he visto a Psique alada con ojos despiertos? Vagaba descuidado por un bosque sin razón ni cuidado, y observé de repente, lleno de sorpresa dos hermosas criaturas que juntas yacían, sobre la hierba crecida bajo un techo de hojas que susurran y flores temblorosas y fluía un arroyuelo perceptible apenas.
Entre flores tranquilas, de raíces frescas y aromáticos capullos, azules plateadas con yemas de púrpura, yacen sosegados en el lecho de hierba; juntos, abrazadas sus alas, sus labios no se rozan, mas no se despiden, separados por las suaves manos del letargo, y dispuestos a exceder los besos ya entregados al abrir sus tiernos ojos como auroras de amor: al muchacho alado conocía, pero ¿ quién eres tú, feliz paloma? ¡Eras tú, su fiel Psique! ¡Tú, la última nacida, y visión más hermosa de aquella apagada jerarquía del Olimpo…