Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2013

Leonard Cohen: "Cielo".

Los grandes pasan
pasan sin tocarse
pasan sin mirarse
cada uno sumido en el gozo
cada uno en su fuego
No tienen necesidad
el uno del otro
tienen la más profunda de las necesidades
Los grandes pasan

Registrados en algún cielo múltiple
grabados en alguna risa sin fin
pasan
como estrellas de diferentes estaciones
como meteoros de diferentes siglos

Fuego inalterado
por el fuego que pasa
risa inatacada
por el confort
se pasan los unos a los otros
sin tocarse sin mirarse
necesitando saber tan sólo
que los grandes pasan.

Anaïs Nin: “Lanza tus sueños al espacio..."

“Lanza tus sueños al espacio como una cometa y no sabes lo que te devolverán: 
una nueva vida, un nuevo amigo, un nuevo amor, un nuevo país”.


Simone de Beauvoir: "Besé sus ojos".

“Besé sus ojos, sus labios, mi boca bajó a lo largo de su pecho y rozó el ombligo infantil, el bello animal, el sexo, donde su corazón latía a golpecitos; su olor, su calor me emborrachaban y sentí que mi vida me abandonaba, mi vieja vida con sus preocupaciones, sus fatigas, sus recuerdos gastados”. 




Los mandarines (Les mandarins). 1954

Paul Verlaine: Il bacio.

Il bacio

Baiser ! rose trémière au jardin des caresses ! Vif accompagnement sur le clavier des dents Des doux refrains qu'Amour chante en les cœurs ardents Avec sa voix d'archange aux langueurs charmeresses !
Sonore et gracieux Baiser, divin Baiser ! Volupté nonpareille, ivresse inénarrable ! Salut ! l'homme, penché sur ta coupe adorable, S'y grise d'un bonheur qu'il ne sait épuiser.
Comme le vin du Rhin et comme la musique, Tu consoles et tu berces, et le chagrin Expire avec la moue en ton pli purpurin... Qu'un plus grand, Goethe ou Will, te dresse un vers classique.
Moi, je ne puis, chétif trouvère de Paris, T'offrir que ce bouquet de strophes enfantines : Sois bénin et, pour prix, sur les lèvres mutines D'Une que je connais, Baiser, descends, et ris.

Il bacio
¡Beso! ¡malvarrosa del jardín de las caricias, vivo acompañamiento en el teclado de los dientes, dulces canciones que Amor entona en los corazones ardientes con su voz de arcángel de languideces …

Jules Supervielle: Ne tournez pas la tête/No gires la cabeza...

Ne tournez pas la tête…

Ne tournez pas la tête: un miracle est derrière Qui guette et te voudrait de lui-même altéré: Cette douceur pourrait outrepasser la Terre Mais préfère être laà, comme un rêve en arrêt Rente immobile, et sache attendre que ton cœur Se détache de toi comme une lourde pierre.

No gires la cabeza...
No gires la cabeza un milagro está detrás Te acecha, te quisiera por él alterado: Esta dulzura podría sobrepasar la Tierra Pero prefiere estar ahí, como un sueño detenido. Quédate inmóvil, y sabe esperar a que tu corazón
Se desate de ti como pesada piedra.

Elsa Cross: Amor el más oscuro I.

Aquí comienzo a amarte, en estos muros clarísimos, en esta ciudad cálida al tiempo de las lluvias. (¿Dónde estás ahora, esta primavera tarde que pienso en ti? ¿Dónde estás, ignorándolo todo?) Aquí te descubro inalcanzable y triste. Dime qué pasos te trajeron a estas tierras, cómo abandonaste tu gracia de elegido, tu ministerio de humildad; qué suplicios te agobian desde entonces que violentan tu rostro y vierten en tu voz la nostalgia y la ira. Dime en qué forma eres vulnerable o ganas la lucidez en un momento. Qué caminos dejaste, qué expiación te vence y te despoja, qué caminos seguiste para llegar aquí, desconocido y hermoso,
donde yo te amo.

Odysseas Elytis: "Segunda naturaleza".

I ¡Sonrisa! ¡Su princesa quiso Nacer bajo la dinastía de las rosas!
II El tiempo es rauda sombra de pájaros Mis ojos de par en par abiertos entre sus imágenes
En torno al verdísimo triunfo de las hojas Las mariposas viven grandes aventuras
Mientras la inocencia Se desviste de su última mentira
Dulce aventura  Dulce La Vida
III                                   Epigrama
Antes que mis ojos fuiste luz Antes que el Amor amor Y cuando el beso te prendió Mujer


Versión de Ramón Irigoyen.


Hermann Hesse: "El noviembre".

Del árbol de mi vida Caen, una a una, las hojas. Oh, atolondrado, abigarrado mundo, ¡cómo sacias!, ¡cómo sacias y cansas!, ¡cómo embriagas! Lo que hoy aún arde Se extinguirá muy pronto. Pronto silbará el viento Sobre mi angosta tumba. Vendrá a inclinarse La madre sobre el niño. Ver otra vez sus ojos quiero, Su mirada es mi estrella, Ya puede todo lo demás borrarse, Todo muere, todo quiere morir. Sólo la madre eterna queda, La que nos trajo. Su dedo travieso escribe En el aire huido nuestro nombre.

Traducción por  Daniel Najmías.

Iván Tubau: "Ibiza".

A Julieta
A fin de cuentas sí, parece que nos gusta el amor libre                                        aunque sin demasías el sexo tierno la pasión discreta releer a Epicuro                                  que son tan pocas páginas gritos flojos e Ibiza: tú y yo somos lo sabes carne de revival pálido color malva si Dios quiere y la historia.


De "Vendrán meses con erre" 1982-1991.

Arthur Rimbaud: Royauté/Realeza

Royauté
Un beau matin, chez un peuple fort doux, un homme et une femme superbes criaient sur la place publique: "Mes amis, je veux qu'elle soit reine!" "Je veux être reine!" Elle riait et tremblait. Il parlait aux amis de révélation, d'épreuve terminée. Ils se pâmaient l'un contre l'autre.
En effet ils furent rois toute une matinée, où les tentures carminées se relevèrent sur les maisons, et tout l'après-midi, où ils s'avancèrent du côté des jardins de palmes.

Realeza
Cierta hermosa mañana, en un lugar habitado por gente amabilísima, un hombre y una mujer extraordinarios gritaban en la plaza: "Amigos, quiero que sea Reina. Quiero ser Reina "Ella reía temblorosa, El hablaba a los amigos de revelación, de prueba concluida. Y ambos desfallecieron de dicha, uno al lado del otro.
Y, en efecto, fueron reyes durante una mañana. En que volvieron a lucirse carmesíes en las casas. Y durante toda una tarde en que se aventuraron. A ir por las cercan…

Bertolt Brecht: "Satisfacciones".

La primera mirada por la ventana al despertarse, el viejo libro vuelto a encontrar, rostros entusiasmados, nieve, el cambio de las estaciones, el periódico, el perro, la dialéctica, ducharse, nadar, música antigua, zapatos cómodos, comprender, música nueva, escribir, plantar, viajar, cantar, ser amable.


E. E Cummings: "Cuatro".

como el sentimiento es lo primero
quien presta atención
a la sintaxis de las cosas
nunca te besará completamente;
ser un completo estúpido
mientras la Primavera está en el mundo
mi sangre consciente,
y los besos son un destino mejor
que la sabiduría
señora lo juro por todas las flores. No llores
-el mejor gesto de mi cerebro es menos que
el aleteo de tus párpados que dice
que estamos hechos el uno para el otro: así pues
ríe, recostándote en mis brazos
porque la vida no es un párrafo

Y creo que la muerte no es un paréntesis.
Traducción: José Casas.

Stéphane Mallarmé: "El cigarro".

Toda el alma resumida
cuando lenta la consumo
entre cada rueda de humo
en otra rueda abolida.
El cigarro dice luego
por poco que arda a conciencia:
la ceniza es decadencia
del claro beso de fuego.
Tal el coro de leyendas
hasta tu labio aletea.
Si has de empezar suelta en prendas
lo vil por real que sea.
Lo muy preciso tritura
tu vaga literatura.

Paul Morand: Un baiser/ Un beso.

Un baiser
abrège la vie humaine de 3 minutes, affirme le Département de Psychologie de Western State College, Gunnison (col). Le baiser provoque de telles palpitations que le coeur travaille en 4 secondes plus qu'en 3 minutes. Les statistiques prouvent que 480 baisers raccourcissent la vie d'un jour, que 2360 baisers vous privent d'une semaine et que 148071 baisers, c'est tout simplemant une année de perdue.



Un beso
abrevia la vida humana en 3 minutos, afirma el Departamento de Psicología del Western State Collage, Gunnison (Col.). El beso provoca tales palpitaciones que el corazón trabaja en 4 segundos más que en 3 minutos. Las estadísticas demuestran que 480 besos acortan la vida en un día, que 2.360 besos os privan de una semana y que 148.071 besos,
son sencillamente un año perdido.

Alfonsina Storni: "La caricia perdida".

Se me va de los dedos la caricia sin causa, se me va de los dedos... En el viento, al rodar, la caricia que vaga sin destino ni objeto, la caricia perdida, ¿quién la recogerá?
Pude amar esta noche con piedad infinita, pude amar al primero que acertara a llegar. Nadie llega. Están solos los floridos senderos. La caricia perdida rodará... rodará...
Si en los ojos te besan esta noche, viajero, si estremece las ramas un dulce suspirar, si te oprime los dedos una mano pequeña que te toma y te deja, que te logra y se va,
si no ves esa mano ni esa boca que besa, si es el aire quien teje la ilusión de llamar, oh, viajero, que tienes como el cielo los ojos, en el viento fundida ¿me reconocerás?


Boris Vian: "Hace sol en la calle".

Hace sol en la calle Me gusta el sol pero no me gusta la calle O sea que me quedo en casa Esperando que venga el mundo Con sus torres doradas Y sus cascadas blancas Con sus voces de lágrimas Y las canciones de la gente que está alegre O a la que pagan por cantar Y en la tarde hay un momento En que la calle se transforma en otra cosa Y desaparece bajo el plumaje De la noche llena de ‘puede ser’ Y de las canciones de quienes han muerto Entonces bajo a la calle Que se extiende allá hasta el alba Una humareda se estira cerca Y yo camino a través del agua seca Del agua que refresca en la noche fresca El sol volverá pronto.

Traducción: Fernando Savater

Oliverio Girondo: ¡Todo era amor!

¡Todo era amor... amor! No había nada más que amor. En todas partes se encontraba amor. No se podía hablar más que de amor. Amor pasado por agua, a la vainilla, amor al portador, amor a plazos. Amor analizable, analizado. Amor ultramarino. Amor ecuestre. Amor de cartón piedra, amor con leche... lleno de prevenciones, de preventivos; lleno de cortocircuitos, de cortapisas. Amor con una gran M, con una M mayúscula, chorreado de merengue, cubierto de flores blancas... Amor espermatozoico, esperantista. Amor desinfectado, amor untuoso... Amor con sus accesorios, con sus repuestos; con sus faltas de puntualidad, de ortografía; con sus interrupciones cardíacas y telefónicas. Amor que incendia el corazón de los orangutanes, de los bomberos. Amor que exalta el canto de las ranas bajo las ramas, que arranca los botones de los botines, que se alimenta de encelo y de ensalada. Amor impostergable y amor impuesto. Amor incandescente y amor incauto. Amor indeformable. Amor desnudo. Amor-amor que es, simplemente, amor.
Amor y am…

Basil Bunting: "Tengo ansias de espuma" .

Tengo ansias de espuma. Tumultuosa, que venga con torrencial dulzura hasta la playa amarga aún sin enjuagar seca y entumecida de su propia impaciencia. Si al cielo le abruma ese incesante verbo de un azul siempre igual, tan inarticulado, su intranquila quietud envenena las almas, que acaba por caer en una esterilidad angustiosa y precisa hasta desvanecerse: cuánto aún el mar debe perfeccionar entonces alterándose inquieto este aislamiento nuestro con la hostilidad suya. La camaradería amable de su amado ahonda nuestra envidia, mientras su indiferencia nos empuja al suicidio. Persistentes recuerdos de días esparcidos extreman su impaciencia hasta una pasajera rebelión y enfatizan la azarosa impotencia que siempre padecemos. Mas cuando, enloquecidas y adornadas de espuma, se nos lancen las olas con la ira del amor, gimiendo un nombre extraño, agitando al llegar súplicas reiteradas, en la euforia vivaz de un oscuro deseo, bien podremos entonces olvidar ese triste esplendor y jugar a gusto hasta el momento en q…

Antonio Gala: Fragmento de "La pasión turca".

…la gente aspira a encontrar su otra mitad -aquella mitad de Aristófanes en  El banquete- en su ciudad, en su barrio, y hasta en su calle; no sé ni cómo no la buscan en su cama.
Y no es así: cerca nos tropezamos con los humildes premios de consolación; yo había tenido ya uno.

Las medias naranjas verdaderas están lejos casi siempre y son costosas. Lo que hemos de pedir, además de encontrarlas, es que el hallazgo no se produzca demasiado tarde…

Marguerite Yourcenar: "La razón se confunde frente al prodigio del amor..."

La razón se confunde frente al prodigio del amor, frente a esa extraña obsesión por la cual la carne, que tan poco nos preocupa cuando compone nuestro propio cuerpo, y que sólo nos mueve a lavarla, a alimentarla y, llegado el caso, a evitar que sufra, puede llegar a inspirarnos un deseo tan apasionado de caricias, simplemente porque está animada por una individualidad diferente a la nuestra .


Antonin Artaud: Amour/Amor

Amour.


Et l’amour ? Il faut nous laver De cette crasse héréditaire Où notre vermine stellaire Continue à se prélasser
L’orgue, l’orgue qui moud le vent Le ressac de la mer furieuse Sont comme la mélodie creuse De ce rêve déconcertant
D’Elle, de nous, ou de cette âme Que nous assîmes au banquet Dites-nous quel est le trompé O inspirateur des infâmes
Celle qui couche dans mon lit Et partage l’air de ma chambre Peut jouer aux dés sur la table Le ciel même de mon esprit

Amor.

Y el amor? Debemos lavarnos  De esta suciedad hereditaria Donde nuestra plaga estelar Continua relajándose
El órgano, el órgano que muele el viento La resaca del furioso mar Son como la  hueca melodía  De este sueño desconcertante
De ella, de nosotros,  o de esta alma Que nos sienta al banquete Díganos cuál es el error O inspirador de infames
La que duerme en mi cama y comparte el aire en mi habitación Puede jugar a los dados sobre la mesa
El  cielo mismo de mi espíritu.