Hermann Hesse: "El noviembre".

Del árbol de mi vida
Caen, una a una, las hojas.
Oh, atolondrado, abigarrado mundo,
¡cómo sacias!,
¡cómo sacias y cansas!,
¡cómo embriagas!
Lo que hoy aún arde
Se extinguirá muy pronto.
Pronto silbará el viento
Sobre mi angosta tumba.
Vendrá a inclinarse
La madre sobre el niño.
Ver otra vez sus ojos quiero,
Su mirada es mi estrella,
Ya puede todo lo demás borrarse,
Todo muere, todo quiere morir.
Sólo la madre eterna queda,
La que nos trajo.
Su dedo travieso escribe
En el aire huido nuestro nombre.


Traducción por  Daniel Najmías.

Comentarios

Entradas populares