sábado, 28 de enero de 2017

Sei Shōnagon: Cosas que hacen palpitar mas presto el corazón.



Gorriones que alimentan a sus crías. Pasar por un sitio donde hay pequeñines jugando.Dormir en un aposento donde ha ardido un fino incienso. Comprobar que el elegante espejo chino de una se ha tornado un tanto borroso.Ver un apuesto caballero que detiene su carruaje ante la puerta de una e instruye a sus servidores que anuncien su arribo.Lavarse el cabello ,asearse y acicalarse y vestir ropajes perfumados; incluso si nadie ha de ver a una,estos preparativos producen no obstante un placer interior.
Es de noche y se ha estado a la espera de un visitante.De pronto una se sobresalta por el ruido de gotas de lluvia,que el viento arroja contra las celosías.

El libro de la almohada. Siglo X. Era Heian Japón.

Traduccion:Ivan A. Pinto Roman

sábado, 14 de enero de 2017

Emily Dickinson: Sin ver, aún conocemos.





Sin ver, aún conocemos-
sin conocer, adivinamos-
si no adivinamos, sonrisa y ocultamiento
y caricias a medias-

y temblamos y nos volvemos atrás,
seráfico temor-
es el innuendo del Edén
que dice: ¿te atreverás?


Versión: Isaías Garde





sábado, 7 de enero de 2017

Emily Dickinson: Di toda la verdad pero dila sesgada.



Di toda la verdad pero dila sesgada —
El éxito descansa en el rodeo
Demasiado brillante para nuestro débil deleite
La extraordinaria sorpresa de la verdad

Como un relámpago ha de explicarse a los niños
Con amabilidad para que se apaciguen
La verdad debe deslumbrar gradualmente
O todos quedarán ciegos —




Traducción: Isaías Garde

jueves, 8 de diciembre de 2016

Giuseppe Ungaretti:Gozo.




Siento la fiebre
de esta
luz plena

Recibo este día
como el fruto
que se dulcifica

Esta noche
tendré
un remordimiento
como un ladrido
perdido en el
desierto



Traducción: Hugo Gutiérrez Vega

martes, 6 de diciembre de 2016

Vincenzo Cardarelli: Abandono.





Has volado, huido
como una paloma
y te perdiste allá,
por el oriente.
Pero han quedado
los lugares que te vieron,
las horas de nuestros encuentros.

Horas desiertas,
lugares que ahora son tan sólo
sepulcros que vigilo.




Traducción: Hugo Gutiérrez Vega

domingo, 4 de diciembre de 2016

Gottfried Benn: Si algo ligero...





Si algo ligero y susurrante te rodea
como el esplendor de las glicinas en este muro,
entonces es la hora de este dolor
en el que no eres rico ni te agotas,

ni como la flor ni como la luz:
llegando en rayos, transformándose,
actuando en torno a formas similares
que entrelazan todo en la única ebriedad,

ese único terciopelo en el que descansa todo,
tan tranquilo e intocado,
trazando las fronteras, suspendiendo el tiempo,
y nada ocurre en ese dolor.



Traducción: José Manuel Recillas

martes, 15 de noviembre de 2016

Hakushu Kitahara: Sen Rikyu


Sen Rikyu amaba el té
porque le complacía el espíritu del té.

Alma tranquila y noble del amanecer y del atardecer.
El humo era más amado aún que el té.

Mantener la sutileza en la apariencia
equivale a purificar el alma con sutileza.

Por eso Rikyu permanecía sentado
y le sonreía al sol tenue bajo el pabellón de té.

Traducción:Atsuko Tanabe