Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2012

Eugenio Montejo: "La tierra giró para acercarnos".

La tierra giró para acercarnos
giró sobre sí misma y en nosotros,
hasta juntarnos por fin en este sueño
como fue escrito en el Simposio.

Pasaron noches, nieves y solsticios;
pasó el tiempo en minutos y milenios.
Una carreta que iba para Nínive
llegó a Nebraska.
Un gallo cantó lejos del mundo,
en la previda a menos mil de nuestros padres.



La tierra giró musicalmente
llevándonos a bordo;
no cesó de girar un solo instante,
como si tanto amor, tanto milagro
sólo fuera un adagio hace mucho ya escrito
entre las partituras del Simposio.
Eugenio Montejo.

Youssef Rzouga: "Un cielo con motivos azules".

es algo más que amistad es amor es algo más que amor es fuego es algo más que fuego es oración es algo más que oración es vértigo es algo más que vértigo es nirvana es algo más que nirvana es catarsis es algo más que catarsis es arco iris tú eres el séptimo color invisible yo ¿te puedo ofrecer este cielo con motivos azules?



Charles Baudelaire: Correspondances/Correspondencias.

La Nature est un temple où de vivants piliers
Laissent parfois sortir de confuses paroles;
L'homme y passe à travers des forêts de symboles
Qui l'observent avec des regards familiers.


Comme de longs échos qui de loin se confondent
Dans une ténébreuse et profonde unité,
Vaste comme la nuit et comme la clarté,
Les parfums, les couleurs et les sons se répondent.


Il est des parfums frais comme des chairs d'enfants,
Doux comme les hautbois, verts comme les prairies,
Et d'autres, corrompus, riches et triomphants,


Ayant l'expansion des choses infinies,
Comme l'ambre, le musc, le benjoin et l'encens,
Qui chantent les transports de l'esprit et des sens
..............................................................
La Natura es un templo de vivientes  pilares
que susurran a veces los confusos vocablos;
y el hombre atraviesa por florestas de símbolos
que lo observan con ojos de mirada habituada.


Como ecos extensos, confundidos, lejanos,
desde una unidad tenebrosa y profunda,
amplia co…

Eeva Kilpi: "Dime si molesto..."

Dime si molesto, dijo él al entrar, porque me marcho inmediatamente.
No sólo molestas, contesté, pones patas arriba toda mi existencia. Bienvenido.


Poema de Julio Cortázar.

Te amo por ceja, por cabello, te debato en corredores blanquísimos donde se juegan las fuentes de la luz, te discuto a cada nombre, te arranco con delicadeza de cicatriz, voy poniéndote en el pelo cenizas de relámpago y cintas que dormían en la lluvia.
No quiero que tengas una forma, que seas precisamente lo que viene detrás de tu mano, porque el agua, considera el agua, y los leones cuando se disuelven en el azúcar de la fábula, y los gestos, esa arquitectura de la nada, encendiendo sus lámparas a mitad del encuentro.
Todo mañana es la pizarra donde te invento y te dibujo, pronto a borrarte, así no eres, ni tampoco con ese pelo lacio, esa sonrisa.
Busco tu suma, el borde de la copa donde el vino es también la luna y el espejo, busco esa línea que hace temblar a un hombre en una galería de museo.
Además te quiero, y hace tiempo y frío.
Julio Cortázar.

Dante Gabriel Rossetti: "Insomnia"

Delgadas son las faldas que la noche dejó atrás, Antes de que el día quiebre el cielo con su crepitar. Delgados son los jirones del sueño, Oscilando en el espíritu cansado del viento; Pero en medio de aquel reposo inquieto Que desgarra la trama del olvido y el recuerdo, Mi alma se estira hacia la tuya, Cada vez más cerca.
Nuestras vidas nunca se unen; Nuestros pensamientos nunca se distancian, Aquello que aferra tu corazón al mío, Parece disolverse en un brillo sombrío. Esta noche, el Amor ejerce un control total, Y con deseo y con pesar, Mi alma se arrastra hacia la tuya, Cada vez más cerca.
¿Existe un hogar, dónde la pesada Tierra Se derrita en el aire brillante, Y dónde el mal no se respire; Dónde el agua barra el eco de la sed, Y el fuego sea el reflejo de nuestra fe? Si la voluntad yace atada al objetivo, Tal vez allí pueda su esperanza engendrar. Mi alma, en esta hora desolada, Se agita hacia la tuya, Cerca, siempre un poco más.

Dante Gabriel Rossetti.

Ben Jonson : Brinda por mí sólo con los ojos/Drink to me only with thine eyes.

Brinda por mí sólo con los ojos Y yo haré un brindis con los míos, O soltaré un beso en la copa, Y no pediré más vino. La sed que nace del alma Reclama un vino divino, Y aunque pudiese beber el néctar de Jove, No lo cambiaría por el tuyo.
Una guirnalda de flores te fue enviada, No tanto para honrarte Sino para darle la esperanza de que no se marchitara; Más sobre ella apenas respiraste Y la enviaste de nuevo hacia mí; Desde entonces crece y huele, lo juro, no a sí misma, sino a tí.
.

Mervyn Peake: "Caminas sin saber..."

Caminas sin saber que hay una tenue gacela que se mueve cuando tú te mueves y es una con los miembros que son tuyos.
Vives sin saber que hay un débil, sobrenatural eco de cascos que dentro de tus blancas corrientes de arcilla clara que amo toman vuelo cuando giras cuando te paras, cuando te mueves, cuando duermes, porque la tenue gacela nunca descansa en tu bosque de marfil.

Juana de Ibarbourou: "Bajo la lluvia".

¡Cómo resbala el agua por mi espalda!
¡Cómo moja mi falda y pone en mis mejillas su frescura de nieve!
Llueve, llueve, llueve. Y voy, senda adelante,
con el alma ligera y la cara radiante. Sin sentir, sin soñar, llena de la voluptuosidad de no pensar
Un pájaro se baña
en una charca turbia. Mi presencia le extraña. Se detiene... Me mira... Nos sentimos amigos... ¡Los dos amamos mucho cielos, campos y trigos!
Después es el asombro
de un labriego que pasa con su azada en el hombro.
Y la lluvia me cubre de todas las fragancias que a los setos da Octubre.
Y es, sobre mi cuerpo por el agua empapado,
como un maravilloso y estupendo tocado de gotas cristalinas, de flores deshojadas que vuelcan a mi paso las plantas asombradas.

Y siento, en la vacuidad
del cerebro sin sueños, la voluptuosidad del placer infinito, dulce y desconocido, de un minuto de olvido.
Llueve, llueve, llueve,
y tengo, en alma y carne, como un frescor de nieve.

Vladimir Holan: "Encuentro en el ascensor".

Entramos en la cabina y estábamos allí solos los dos.
Nos miramos sin hacer otra cosa.
Dos vidas, un instante, la plenitud, la felicidad… En el quinto piso ella bajó y yo, que continuaba,
comprendí que nunca más la vería,
que era un encuentro de una vez para siempre
y que aunque la hubiera seguido lo habría hecho como un muerto,
y que si ella se hubiera vuelto hacia mí
sólo hubiera podido hacerlo desde el otro mundo.

versión de Clara Janés.

Carta de amor de Juan Rulfo a Clara Aparicio.

Desde que te conozco, hay un eco en cada rama que repite tu nombre; en las ramas altas, lejanas; en las ramas que están junto a nosotros, se oye. Se oye como si despertáramos de un sueño en el alba. Se respira en las hojas, se mueve como se mueven las gotas del agua. Clara: corazón, rosa, amor…
Junto a tu nombre el dolor es una cosa extraña. Es una cosa que nos mira y se va, como se va la sangre de una herida; como se va la muerte de la vida. Y la vida se llena con tu nombre: Clara, claridad esclarecida. Yo pondría mi corazón entre tus manos sin que él se rebelara. No tendría ni así de miedo, porque sabría quién lo tomaba. Y un corazón que sabe y que presiente cuál es la mano amiga, manejada por otro corazón, no teme nada. ¿Y qué mejor amparo tendría él, que esas tus manos, Clara?
He aprendido a decir tu nombre mientras duermo. Lo he aprendido a decir entre la noche iluminada. Lo han aprendido ya el árbol y la tarde… y el viento lo ha llevado hasta los montes y lo ha puesto en las espigas de los t…