Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2012

Edgar Bayley:"En común"

Poema VI
a cuanto hemos vivido
los cuerpos oponen sus ultimas páginas
al pasar
los hábitos de tu nombre se inclinan sobre mi boca
y todas las ventanas respiran cuando nacemos cada noche
duramos en torno a nuestros brazos
comienzan las palabras a cada seducción de los cabellos
nacemos en la calle en el humo de las risas
nuestro amor atraviesa las alas de los días festivos

Octavio Paz: "Viento"

Cantan las hojas, bailan las peras en el peral; gira la rosa, rosa del viento, no del rosal.
Nubes y nubes flotan dormidas, algas del aire; todo el espacio gira con ellas, fuerza de nadie.
Todo es espacio; vibra la vara de la amapola y una desnuda vuela en el viento lomo de ola.


Nada soy yo, cuerpo que flota, luz, oleaje; todo es del viento y el viento es aire siempre de viaje.

Fernando Pessoa: "He pasado toda la noche sin dormir".

He pasado toda la noche sin dormir, viendo,
sin espacio tu figura.
Y viéndola siempre de maneras diferentes
de como ella me parece.

Hago pensamientos con el recuerdo de lo que
es ella cuando me habla,
y en cada pensamiento cambia ella de acuerdo
con su semejanza.

Amar es pensar.
Y yo casi me olvido de sentir sólo pensando en ella.
No sé bien lo que quiero, incluso de ella, y no
pienso más que en ella.
Tengo una gran distracción animada.
Cuando deseo encontrarla
casi prefiero no encontrarla,
Para no tener que dejarla luego.

No sé bien lo que quiero, ni quiero saber lo que
quiero. Quiero tan solo
Pensar en ella.
Nada le pido a nadie, ni a ella, sino pensar.
. Versión de Teodoro Llorent

Edith Södergran: "El ansia de los colores".

Porque soy pálida amo el rojo, el amarillo y el azul, la gran blancura es melancólica como el crepúsculo en la nieve,
como cuando la madre de Blancanieves a la ventana se sentaba
anhelando también para sí el rojo y el negro. El ansia de los colores es el de la sangre. Si tienes sed de belleza
cerrar debes los ojos y mirar en tu propio corazón.
Pero la belleza teme al día ya las miradas excesivas.
Pero la belleza no soporta el ruido ni los movimientos excesivos -


no debes llevar tu corazón hasta los labios,
perturbar no debemos los nobles anillos de la soledad y del silencio, -
¿se puede hallar algo más grande que un enigma sin resolver
y con extraños rasgos?
Taciturna seré toda mi vida,
una habladora es como el gárrulo arroyo que a sí mismo se traiciona,
un árbol solitario seré yo en la llanura,
los árboles del bosque perecen de ansia después de la tormenta,
debo estar sana de pies a cabeza y tener dorados rayos en la sangre,
debo ser inocente y pura como una llama de húmedos labios.




Versi…

Jorge Luis Borges: "Un lector"

Que otros se jacten de las páginas que han escrito; a mí me enorgullecen las que he leído. No habré sido un filólogo, no habré inquirido las declinaciones, los modos, la laboriosa mutación de las letras, la de que se endurece en te, la equivalencia de la ge y de la ka, pero a lo largo de mis años he profesado la pasión del lenguaje.
Mis noches están llenas de Virgilio; haber sabido y haber olvidado el latín es una posesión, porque el olvido es una de las formas de la memoria, su vago sótano, la otra cara secreta de la moneda. Cuando en mis ojos se borraron las vanas apariencias queridas, los rostros y la página, me di al estudio del lenguaje de hierro que usaron mis mayores para cantar espadas y soledades, y ahora, a través de siete siglos, desde la Última Thule, tu voz me llega, Snorri Sturluson.
El joven, ante el libro, se impone una disciplina precisa y lo hace en pos de un conocimiento preciso; a mis años, toda empresa es una aventura que linda con la noche. No acabaré de descifra…

e. e Cummings : "Nadie,ni siquiera la lluvia..".

En algún 
lugar al que nunca he viajado, 
felizmente más allá de toda experiencia, 
tus ojos tienen su silencio: 
En tu gesto más frágil hay cosas que me rodean 
o que no puedo tocar porque están demasiado cerca. 

Con solo mirarme, me liberas. 
Aunque yo me haya cerrado como un puño, 
siempre abres, pétalo tras pétalo mi ser, 
como la primavera abre con un toque diestro 
y misterioso su primera rosa. O si deseas cerrarme, yo y 
mi vida nos cerraremos muy bella, súbitamente, 
como cuando el corazón de esta flor imagina 
la nieve cayendo cuidadosa por doquier. 



Nada que hayamos de percibir en este mundo iguala 
la fuerza de tu intensa fragilidad, cuya textura 
me somete con el color de sus campos, 
retornando a la muerte y la eternidad con cada respiro. 

Ignoro tu destreza para cerrar y abrir 
pero, cierto es que algo me dice 
que la voz de tus ojos es más profunda que todas las rosas... 

Nadie, ni siquiera la lluvia tiene manos tan pequeñas.


Raymond Carver: "Dos Mundos"

En el aire denso
con olor a azafrán,
sensual olor a azafrán, miro cómo desaparece el cielo limón,
un mar que cambia de azul a negro aceituna.
Miro el relámpago que salta desde Asia como dormido,
mi amor se agita y respira y se vuelve a dormir,
parte de este mundo y sin embargo parte de aquél.


Sor Juana Inés de la Cruz: "Este amoroso tormento..."

Este amoroso tormento que en mi corazón se ve, sé que lo siento, y no sé la causa por que lo siento.
Siento una grave agonía  por lograr un devaneo que empieza como deseo y para en melancolía.
Y cuando con más terneza mi infeliz estado lloro,  sé que estoy triste e ignoro la causa de mi tristeza.
Siento un anhelo tirano por la ocasión a que aspiro y cuando cerca la miro  yo misma aparto la mano.



Porque si acaso se ofrece después de tanto desvelo, la desazona el recelo o el susto la desvanece. 
Y si alguna vez sin susto consigo tal posesión, cualquiera leve ocasión me malogra todo el gusto.
Siento mal del mismo bien  con receloso temor, y me obliga el mismo amor tal vez a mostrar desdén.
Cualquier leve ocasión labra en mi pecho de manera que el que imposibles venciera se irrita de una palabra.
Con poca causa ofendida suelo en mitad de mi amor negar un leve favor a quien le diera la vida.
Ya sufrida, ya irritada, con contrarias penas lucho, que por él sufriré mucho y con él sufriré nada…

Youssef Rzouga: "Te fumo como un cigarrillo de caramelo".

Desde Zorda, te extraño… ¿piensas en mi? mientras tú piensas en mi yo te fumo poco a poco como un cigarrillo eterno de caramelo después de todo… el fuego ya es sólo humo me parezco raro… como un hilo ondulado de humo a pesar de todo… mientras estoy solo suelo pensar en todo lo hermoso que surge de la nada mientras llueve… suelo sentir algo raro todo lo que suelo escribir parece un hilo de humo por eso, suelo fumar suelo pensar en todo lo hermoso que surge de la nada con esperanza de verte en mi laberinto como otra fuente inagotable ¿cómo estás? quedate un poco más a mi lado sin decir nada cuando a mi lado estás… llueve.. me invade algo azul y sigo pensando en ti ¿dónde estás ahora? ¿adónde vas más tarde? es hora de bailar conmigo sin hablar sin pensar en nada
. Domingo el 13 de junio de 2010