Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2016

Ana Ajmátova: Estamos tan intoxicados uno del otro…

Estamos tan intoxicados uno del otro Que de improviso podríamos naufragar, Este paraíso incomparable Podría convertirse en terrible afección. Todo se ha aproximado al crimen Dios nos ha de perdonar A pesar de la paciencia infinita Los caminos prohibidos se han cruzado. Llevamos el paraíso como una cadena bendita Miramos en él, como en un aljibe insondable, Más profundo que los libros admirables
Que surgen de pronto y lo contienen todo.
Traducción: Aquiles Julián.

Edith Södergran: Aún no ha traicionado una sola mirada de fuego.

A una joven.
Aún no ha traicionado una sola mirada de fuego. Ten el corazón del hombre en tus dedos de niña inexperta, y en la cámara helada de tu corazón encierra su fuego irradiante. Tan cierta estás de su amor como del reino de los cielos. Él te dará su corazón, un imperio y todas las flores de la primavera, y tú a él el tenue velo de tu anhelo que azulea en la distancia. Tu aliento aún no ha tocado la luz llameante de su deleite. Tus ojos aún no han medido la vastedad de su fe. Tus pies aún no han entrado en el círculo cerrado de su destino. Y todavía te da igual que sea rojo o azul. Pero llegará un día en que te asirás a él como una flor a su tallo, en que su crepúsculo será tu luz y su sequía tu fuente, en que vagarás por los pasillos de un vasto castillo sabiéndote enamorada y sabiendo que él sólo vive del blanco pan de tu pureza y su sangre sólo fluye por el arroyo de tu ternura maternal. Entonces todo será grave y milagroso, duro e indivisible.

Traducción: Jesús Pardo