Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2007

Palabras Preliminares. Autobiografía Leopoldo María Panero.

Desde hace tiempo tengo una mujer, llamada orujo, llamada cazalla. Los alcohólicos necesitamos compañía, pero la bebida nos deja solos. Solos con el amanecer, y con lo que yo he llamado en mis poemas "la jauría atroz de los recuerdos": recuerdos de interminables torpezas, de desastres, de gestos que sólo el alcohol nos hace ejecutar.

Ahora bien, la locura es no sé si una muerte en vida o un renacimiento. En cualquiera de los casos es un proceso humano y no marciano. Y la psiquiatría es la consideración no humana de lo humano.

Por el contrario, la literatura moderna es un texto sin nadie, un texto no-humano, pero un texto humano en su proceso de circulación social. Y escribir, ser otro hombre es todo lo que se puede —y ni siquiera eso— en un manicomio, donde se castiga hasta la menor irregularidad, hasta tener pajaritos en la celda, como el hombre de Alcatraz. La carrera moral del enfermo mental, como dijera Erving Goffman, es adelgazar hasta ser sólo un texto de antipsiquia…

Leopoldo María Panero: Siempre transgresor

Poeta, narrador y ensayista español, catalogado como un poeta maldito, sus poesía y escritos son lúgubres, taciturnos, inyectados de verdades, infectos de realidades.
Entre sus obras estàn: Por el camino de Swan (1968), al que siguió Así se fundó Carnaby Street (1970), Teoría (1973), Narciso en el acorde último de las flautas (1979), Dioscuros (1982), Poemas del manicomio de Mondragón (1987), Piedra negra o del temblor y Heroína y otros poemas (ambos de 1992). En prosa ha publicado En lugar del hijo (1972) y Dos relatos y una perversión (1984)
Leer a Panero es un viaje alucinante, su amoralidad manifiesta, su contravención a los convencionalismos, hacen de el y su obra algo autentico, que nos quita las vendas y nos coloca frente al espejo de la sociedad y la vida.

Paul Eluard: "Libertad"

En mis cuadernos de escolar

en mi pupitre en los árboles

en la arena y en la nieve

escribo tu nombre.



En las páginas leídas

en las páginas vírgenes

en la piedra la sangre y las cenizas

escribo tu nombre.



En las imágenes doradas

en las armas del soldado

en la corona de los reyes

escribo tu nombre.



En la selva y el desierto

en los nidos en las emboscadas

en el eco de mi infancia

escribo tu nombre.



En las maravillas nocturnas

en el pan blanco cotidiano

en las estaciones enamoradas

escribo tu nombre.



En mis trapos azules

en el estanque de sol enmohecido

en el lago de viviente lunas

escribo tu nombre.



En los campos en el horizonte

en las alas de los pájaros

en el molino de las sombras

escribo tu nombre.




En cada suspiro de la aurora

en el mar en los barcos

en la montaña desafiante

escribo tu nombre.



En la espuma de las nubes

en el sudor de las tempestades
en la lluvia menuda y fatigante
escribo tu nombre.



En las formas resplandecientes
en las campanas de colores
en la verdad física.
escrib…