Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2013

Anaïs Nin: “Lanza tus sueños al espacio..."

“Lanza tus sueños al espacio como una cometa y no sabes lo que te devolverán: 
una nueva vida, un nuevo amigo, un nuevo amor, un nuevo país”.


Simone de Beauvoir: "Besé sus ojos".

“Besé sus ojos, sus labios, mi boca bajó a lo largo de su pecho y rozó el ombligo infantil, el bello animal, el sexo, donde su corazón latía a golpecitos; su olor, su calor me emborrachaban y sentí que mi vida me abandonaba, mi vieja vida con sus preocupaciones, sus fatigas, sus recuerdos gastados”. 




Los mandarines (Les mandarins). 1954

Paul Verlaine: Il bacio.

Il bacio

Baiser ! rose trémière au jardin des caresses ! Vif accompagnement sur le clavier des dents Des doux refrains qu'Amour chante en les cœurs ardents Avec sa voix d'archange aux langueurs charmeresses !
Sonore et gracieux Baiser, divin Baiser ! Volupté nonpareille, ivresse inénarrable ! Salut ! l'homme, penché sur ta coupe adorable, S'y grise d'un bonheur qu'il ne sait épuiser.
Comme le vin du Rhin et comme la musique, Tu consoles et tu berces, et le chagrin Expire avec la moue en ton pli purpurin... Qu'un plus grand, Goethe ou Will, te dresse un vers classique.
Moi, je ne puis, chétif trouvère de Paris, T'offrir que ce bouquet de strophes enfantines : Sois bénin et, pour prix, sur les lèvres mutines D'Une que je connais, Baiser, descends, et ris.

Il bacio
¡Beso! ¡malvarrosa del jardín de las caricias, vivo acompañamiento en el teclado de los dientes, dulces canciones que Amor entona en los corazones ardientes con su voz de arcángel de languideces …

Jules Supervielle: Ne tournez pas la tête/No gires la cabeza...

Ne tournez pas la tête…

Ne tournez pas la tête: un miracle est derrière Qui guette et te voudrait de lui-même altéré: Cette douceur pourrait outrepasser la Terre Mais préfère être laà, comme un rêve en arrêt Rente immobile, et sache attendre que ton cœur Se détache de toi comme une lourde pierre.

No gires la cabeza...
No gires la cabeza un milagro está detrás Te acecha, te quisiera por él alterado: Esta dulzura podría sobrepasar la Tierra Pero prefiere estar ahí, como un sueño detenido. Quédate inmóvil, y sabe esperar a que tu corazón
Se desate de ti como pesada piedra.

Elsa Cross: Amor el más oscuro I.

Aquí comienzo a amarte, en estos muros clarísimos, en esta ciudad cálida al tiempo de las lluvias. (¿Dónde estás ahora, esta primavera tarde que pienso en ti? ¿Dónde estás, ignorándolo todo?) Aquí te descubro inalcanzable y triste. Dime qué pasos te trajeron a estas tierras, cómo abandonaste tu gracia de elegido, tu ministerio de humildad; qué suplicios te agobian desde entonces que violentan tu rostro y vierten en tu voz la nostalgia y la ira. Dime en qué forma eres vulnerable o ganas la lucidez en un momento. Qué caminos dejaste, qué expiación te vence y te despoja, qué caminos seguiste para llegar aquí, desconocido y hermoso,
donde yo te amo.

Odysseas Elytis: "Segunda naturaleza".

I ¡Sonrisa! ¡Su princesa quiso Nacer bajo la dinastía de las rosas!
II El tiempo es rauda sombra de pájaros Mis ojos de par en par abiertos entre sus imágenes
En torno al verdísimo triunfo de las hojas Las mariposas viven grandes aventuras
Mientras la inocencia Se desviste de su última mentira
Dulce aventura  Dulce La Vida
III                                   Epigrama
Antes que mis ojos fuiste luz Antes que el Amor amor Y cuando el beso te prendió Mujer


Versión de Ramón Irigoyen.


Hermann Hesse: "El noviembre".

Del árbol de mi vida Caen, una a una, las hojas. Oh, atolondrado, abigarrado mundo, ¡cómo sacias!, ¡cómo sacias y cansas!, ¡cómo embriagas! Lo que hoy aún arde Se extinguirá muy pronto. Pronto silbará el viento Sobre mi angosta tumba. Vendrá a inclinarse La madre sobre el niño. Ver otra vez sus ojos quiero, Su mirada es mi estrella, Ya puede todo lo demás borrarse, Todo muere, todo quiere morir. Sólo la madre eterna queda, La que nos trajo. Su dedo travieso escribe En el aire huido nuestro nombre.

Traducción por  Daniel Najmías.

Iván Tubau: "Ibiza".

A Julieta
A fin de cuentas sí, parece que nos gusta el amor libre                                        aunque sin demasías el sexo tierno la pasión discreta releer a Epicuro                                  que son tan pocas páginas gritos flojos e Ibiza: tú y yo somos lo sabes carne de revival pálido color malva si Dios quiere y la historia.


De "Vendrán meses con erre" 1982-1991.