Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2013

Paul Celan: "Tú con la palabra que yo dije..."

Tú con la palabra que yo dije, tú con tu silencio, tú contigo misma en el mundo su-                                  bi-                                         da,
tú mi amor:
perdida, extra- viada, una y otra vez regresada en el dolor: es
tarde. Ayúdame,                       ayúdate,                                          ayuda.
El camino de horas anduvo lo que dije. El camino de horas anduvo lo que callé. Anduvo y anduviste, por lo infinito anduviste, hacia delante y hacia atrás, hacia ninguna parte, hacia la palabra, hacia allí.
Deja. Un nombre se te abre, otro:             quédate.

Versión de José Luis Reina Palazón

Konstantinos Kaváfis: "Ítaca".

Cuando salgas en el viaje, hacia Ítaca desea que el camino sea largo, pleno de aventuras, pleno de conocimientos. A los Lestrigones y a los Cíclopes, al irritado Poseidón no temas, tales cosas en tu ruta nunca hallarás, si elevado se mantiene tu pensamiento, si una selecta emoción tu espíritu y tu cuerpo embarga. A los Lestrigones y a los Cíclopes, y al feroz Poseidón no encontrarás, si dentro de tu alma no los llevas, si tu alma no los yergue delante de ti. Desea que el camino sea largo. Que sean muchas las mañanas estivales en que con cuánta dicha, con cuánta alegría entres a puertos nunca vistos: detente en mercados fenicios, y adquiere las bellas mercancías, ámbares y ébanos, marfiles y corales, y perfumes voluptuosos de toda clase, cuanto más abundantes puedas perfumes voluptuosos; anda a muchas ciudades Egipcias a aprender y aprender de los sabios. Siempre en tu pensamiento ten a Ítaca. Llegar hasta allí es tu destino. Pero no apures tu viaje en absoluto. Mejor que muchos años dure: y viejo ya ancles en l…

Louis Aragon: On dira qu'un homme.../ Dirá alguien que un hombre...

On dira qu'un homme...
On dira qu'un homme se doit de ne pas exposer son amour sur la place publique.
Je répondrai qu'un homme n'a rien de meilleur, de plus pur, et de plus digne d'être perpétué que son amour


Dirá alguien que un hombre...
Dirá alguien que un hombre no debe exponer su amor en la plaza pública.
Yo responderé que un hombre no tiene nada mejor, más puro y más digno de ser perpetuado, que su amor


Versión de María Dolores Sartorio

Guillaume Apollinaire: "Fotografía".

Tu sonrisa me atrae como Me atraería una flor Fotografía tú eres el hongo oscuro De la selva Que es su belleza Los blancos ahí están Claro de luna En un jardín pacífico Lleno de aguas vivas y de jardineros endiablados Fotografía tú eres el humo del ardor Que es su belleza Y hay en tí Fotografía Lánguidos tonos Donde se oye Una melopea Fotografía tú eres la sombra Del Sol Que es su belleza.

Guillaume Apollinaire.

Lord Byron : "Camina bella, como la noche..."

.

Camina bella, como la noche De climas despejados y de cielos estrellados, Y todo lo mejor de la oscuridad y de la luz Resplandece en su aspecto y en sus ojos, Enriquecida así por esa tierna luz Que el cielo niega al vulgar día.
Una sombra de más, un rayo de menos, Hubieran mermado la gracia inefable Que se agita en cada trenza suya de negro brillo, O ilumina suavemente su rostro, Donde dulces pensamientos expresan Cuán pura, cuán adorable es su morada.
Y en esa mejilla, y sobre esa frente, Son tan suaves, tan tranquilas, y a la vez elocuentes, Las sonrisas que vencen, los matices que iluminan Y hablan de días vividos con felicidad. Una mente en paz con todo, ¡Un corazón con inocente amor!
Lord Byron. Versión de F. Maristany

Robert Desnos: J'ai tant rêvé de toi.../Tanto soñé contigo...

J'ai tant rêvé de toi. J'ai tant rêvé de toi que tu perds ta réalité. Est-il encore temps d'atteindre ce corps vivant et de baiser sur cette bouche la naissance de la voix qui m'est chère ? J'ai tant rêvé de toi que mes bras habitués, en étreignant ton ombre, à se croiser sur ma poitrine ne se plieraient pas au contour de ton corps, peut-être. Et que, devant l'apparence réelle de ce qui me hante et me gouverne depuis des jours et des années, je deviendrais une ombre sans doute. Ô balances sentimentales. J'ai tant rêvé de toi qu'il n'est plus temps sans doute que je m'éveille. Je dors debout, le corps exposé à toutes les apparences de la vie et de l'amour et toi, la seule qui compte aujourd'hui pour moi, je pourrais moins toucher ton front et tes lèvres que les premières lèvres et le premier front venus. J'ai tant rêvé de toi, tant marché, parlé, couché avec ton fantôme qu'il ne me reste plus peut-être, et pourtant, qu'à être fantôme…

Julio Cortázar: "Ceremonia recurrente".

El animal totémico con sus uñas de luz, los objetos que junta la oscuridad debajo de la cama, el ritmo misterioso de tu respiración, la sombra que tu sudor dibuja en el olfato, el día ya inminentemente. Entonces me enderezo, todavía batido por las aguas del sueño, Vuelvo de un continente a medias ciego donde también estabas tú pero eras otra, y cuando te consulto con la boca y los dedos, recorro el horizonte de tus flancos (dulcemente te enojas, quieres seguir durmiendo, me dices bruto y tonto, te debates riendo, no te dejas tomar pero ya es tarde, un fuego de piel y de azabache, las figuras del sueño) el animal totémico a los pies de la hoguera con sus uñas de luz y sus alas de almizcle. Y después despertamos y es domingo y febrero
.

Jacques Prévert: Arenas movedizas.

Demonios y maravillas Vientos y mareas A lo lejos ya el mar se ha retirado Y tú Como un alga dulcemente acariciada por el viento En las arenas del viento te agitas entre sueños Demonios y maravillas Vientos y mareas A lo lejos ya el mar se ha retirado Pero en tus ojos entreabiertos Han quedado dos pequeñas olas Demonios y maravillas Vientos y mareas Dos pequeñas olas para ahogarme.

Carta de Juan Rulfo para Clara( escrita en un tiempo difícil...)

“Estamos viviendo el tiempo de las vacas flacas, cuando los pobres son más pobres y a los ricos se les incrementa su riqueza. Pero nosotros no fuimos los que escogimos el tiempo para vivir. Nacimos por milagro y todo lo que nos sigue dando la vida es milagroso. Por eso no dudo, y menos aún ahora, de que los dos juntos seremos más fuertes para aguantar el amor o la alegría o la tristeza o lo que venga. Así seremos tú y yo: esos buenos amigos que se llaman Clara y Juan serán como la piedra contra la corriente de los ríos, muy finamente aliados contra todo, y haremos un mundo. Un mundo nuestro, tuyo y mío, para los dos”.
Juan Rulfo. “Cartas a Clara”.

Charles Baudelaire: Le soleil (El sol).

A lo largo del viejo faubourg, donde penden en las casuchas Las persianas, abrigo de secretas lujurias, Cuando el sol cruel cae con trazos redoblados Sobre la ciudad y los campos, sobre los techos y los trigales, Yo acudo a ejercitarme solo en mi fantástica esgrima, Husmeando en todos los rincones las sorpresas de la rima. Tropezando sobre las palabras como sobre los adoquines. Chocando a veces con versos hace tiempo soñados.
Este padre nutricio, enemigo de las clorosis, Despierta en los campos los versos como las rosas; Hace evaporarse las preocupaciones hacia el cielo, Y colma los cerebros y las colmenas de miel. Es él quien rejuvenece a los que empuñan muletas Y los torna alegres y dulces como muchachas jóvenes, Y ordena a los sembrados crecer y madurar ¡En el corazón inmortal que siempre quiere florecer!
Cuando, igual que un poeta, desciende en las ciudades, Ennoblece el destino de las cosas más viles, Introduciéndose cual rey, sin ruido y sin lacayos, En todos los hospitales y en todos los palacios…

Marguerite Duras: Las manos negativas (Les Mains Négatives).

Se denomina "manos negativas" a la pintura de manos descubierta en las grutas magdalénicas de Europa sudatlántica. El contorno de esas manos "que posaban abiertas" era trazado con color. Muchas veces azul y otras tantas negro. Rara vez carmín. No se encontró ninguna explicación a esta práctica. Frente al océano bajo el acantilado sobre la pared de granito
esas manos
abiertas
Azules Y negras
Del azul del agua Del negro de la noche El hombre llegó solo a la cueva frente al océano Todas las manos son del mismo tamaño estaba solo
El hombre solo en la cueva miró en el ruido en el ruido del mar la inmensidad de las cosas
Y gritó A ti que tienes nombre a ti que estás dotado de una identidad te amo
Esas manos del azul del agua del negro del cielo
Planas
Apoyadas abiertas sobre el granito gris
para que alguien las viera
Yo soy el que llama Soy aquél que llamaba que gritaba hace treinta mil años Te amo
Grito que quiero amarte, te amo Amaría a quien sea que me escuchase gritar
Sobre la tierra vacía quedará…

Nikolai Gumiliov: "Duda".

Estoy solo en esta tarde silenciosa Y sólo pienso en ti, en ti.
Tomo un libro y te descubro en cada página Vago en ti ebrio y perturbado.
Me dejo caer sobre la cama La almohada me quema...no, no puedo dormir, sólo esperar.
Inseguro, me acerco a la ventana. Contemplo la luna y la humeante pradera.
En un rincón del huerto me dijiste "sí" Y ese "sí" me ha acompañado toda la vida.
De pronto caigo en cuenta Que siempre fuiste indómita.
Que ese "sí", ese estremecimiento tuyo allá en el huerto, Esos besos -fueron tan sólo un delirio en la primavera y el sueño.
. Versión de Jorge Bustamante García

Albert Samain: "Dilección".

Adoro lo indeciso: rumor, tintes brumales: lo que tiembla y ondula, lo que se tornasola; agua, ojos, cabellos; seda, follaje, ola, y el ingrávido ritmo de las formas juncales.
El humo que al ensueño presta sus espirales; del nido los arrullos que el silencio acrisola; la noche confidente que su perfil inmola, y la sabia dulzura de sus manos astrales.
Y las horas sin término de una lenta caricia; y el alma que se agobia con su propia delicia como rosa que muere vertiendo su nectario.
Alma de casta sombra que mudamente clama, donde, como el rubí de la votiva llama, un amor arde insomne, místico y solitario.

Versión de Carlos López Narváez