Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2012

Carta de amor de Henry Miller para Brenda.

Me gustaría poder escribirte en ruso, en azteca , en armenio y en iraní. Porque eres ilimitada. Eres lo que los griegos llaman `nada en moderación`. Eres Mona, Anaïs, Lisa, tout le monde, todas combinadas. Fuego, aire, tierra, océano, cielo y estrellas.
Y ahora un hombre de 87 años, locamente enamorado de una mujer joven que me escribe las más extraordinarias cartas, que me ama a morir, que me mantiene vivo y enamorado (un perfecto amor por vez primera) que me escribe tan profundas y emocionantes reflexiones que me siento feliz y confuso como sólo un adolescente podría estarlo. 

Pero por encima de todo, agradecido, y afortunado. ¿Merezco realmente tan hermosos elogios como tú me dedicas? Haces que me pregunte quién soy exactamente, si me conozco en realidad y qué soy. Me tienes en el misterio. Por lo cual aún te amo más. 

Caigo de rodillas y rezo por ti, te bendigo con la poca santidad que hay en mí. Viaja feliz, mi queridísima Brenda y no lamentes nunca este romance a mitad de tu joven …

Paul Éluard: "Solamente deseo amarte".

Solamente deseo amarte Una tempestad llena el valle un solo pez el río
Te he hecho a la medida de mi soledad Todo el mundo para esconderse días y noches para comprenderse
Para contemplar en tus ojos todo lo que pienso de ti y de un mundo hecho a tu imagen

Y las noches y los días gobernados por tus párpados.



Friedrich Wilhelm Nietzsche: "Reír y Callar".

Bajo un cielo muy azul, tumbados en la hierba, hermoso es callar juntos; reír, aún más hermoso. Reír juntos, reír siempre en la salud y la enfermedad. Cuanto peor vaya el mundo más nos reiremos y sin decirnos nada nos lo diremos todo.
.

Henri Michaux: "Mi Porvenir".

Acabaré de una vez por alcanzar un país de sonrisas.
Una brisa formada de caricias ya me lleva hacia él.
Se me invita, está ahí, me aguardan, se sabe que llego.
Porvenir, puesto que debes, puesto que vas a invadirme,
lleguemos a tiempo, escucha, más de prisa, acércate, atráeme,
porvenir, puesto que debes, puesto que vienes...

Louis Aragon: Nous dormirons ensemble/Dormiremos juntos.

Nous dormirons ensemble.
Que ce soit dimanche ou lundi Soir ou matin minuit midi Dans l'enfer ou le paradis Les amours aux amours ressemblent C'était hier que je t'ai dit Nous dormirons ensemble
C'était hier et c'est demain Je n'ai plus que toi de chemin J'ai mis mon cœur entre tes mains Avec le tien comme il va l'amble Tout ce qu'il a de temps humain Nous dormirons ensemble
Mon amour ce qui fut sera Le ciel est sur nous comme un drap J'ai refermé sur toi mes bras Et tant je t'aime que j'en tremble Aussi longtemps que tu voudras Nous dormirons ensemble. ……………………………………………
Dormiremos juntos.

Aunque sea domingo o lunes Sea de tarde, mañana, medianoche o mediodía Así sea en la gloria o el infierno Los amores a los amores se asemejan Y fue tan sólo ayer cuando te he dicho Que dormiremos juntos
Fue solamente ayer y ya es mañana No tengo más que a ti como camino Coloqué mi corazón entre tus manos Para que deambulara al paso tuyo Por todo cuanto hay de tiempo h…

Rumi: "El Amor es el Amo".

EL AMOR ES EL AMO
El Amor es quien domina todas las cosas, Estoy dominado por el Amor, Por mi pasión de Amor por Amor.
Tengo tierra tan dulce como el azúcar, Ay furioso viento, sólo soy una paja ante ti ¿Cómo sabré a dónde me llevarás después? Quien afirme haber pactado con el Destino,
Se revela como un ingenuo mentiroso. ¿Quién de nosotros no es sino una paja en la tormenta? ¿Cómo alguien podría pactar con un huracán? Dios trabaja por doquier en su gran Resurrección ¿Cómo podemos pretender actuar por nuestra cuenta?
En la mano del Amor, soy como un gato en un costal A veces me eleva hacia el viento, A veces me arroja hacia el viento, El amor me hace girar alrededor de Su cabeza.
No tengo paz, ni en este mundo ni en ningún otro; Los que aman a Dios han caído en un río furioso, Se han rendido ante los mandamientos del Amor Como ruedas de molino, giran, día y noche, sin cesar Constantemente, girando, girando y gritando

Carta de Khalil Gibrán a Mary Haskell II

31 de Octubre de 1911
Mary, mi amada Mary, he trabajado todo el día entero, pero no podía ir a la cama sin antes decirte “buenas noches”. Tu carta más reciente es fuego puro, un corcel alado que me lleva hacia una isla donde sólo logro escuchar músicas extrañas, pero que un día comprenderé. Los días han transcurrido llenos de estas imágenes, voces y sombras, y hay fuego también en mi corazón, en mis manos. Preciso transformar toda esa energía en algo que nos haga bien a los dos, y a las personas que nosotros queremos. ¿Sabrás qué significa quemarse, arder en un inmenso brasero, sabiendo que este incendio está transformando en cenizas todo lo malo, y dejando en el alma sólo lo que es verdadero? ¡Oh, no existe cosa más bendita que este Fuego!

Rabindranath Tagore: "Toda la mañana estoy queriendo..."

Toda la mañana  estoy queriendo hacer una guirnalda, pero las flores se me sueltan y se me caen. Tú la que estás ahí sentada mirándome con el rabillo de tus ojos implacables, pregúntales a ellos, que tanta negra picardía, piensan quién tiene la culpa de todo.
Quiero cantar una canción, pero es en vano .Pregúntale quién tiene la culpa a esa sonrisa escondida que tiembla en tus labios. Que tu boca sonreída jure a mi voz  se perdió en el silencio, como una abeja ebria en la flor de loto.
La noche entra y se cierran las flores. ¡Deja que me siente a tu lado , y diles a mis labios que hagan lo que sólo puede hacerse en silencio, a la vaga luz de las estrellas!

De “El Jardinero”

Carta de Victor Hugo a Adéle Foucher (fragmento)

20 de octubre en la noche
Esta es una carta muy importante, Adéle; de ahora en adelante todo entre nosotros depende de la impresión que te cause. Trataré de ordenar coherentemente algunas ideas, y ciertamente tendré que desvelarme esta noche peleando de nuevo. Voy a hablarte seria e íntimamente, y sólo deseo que ello pueda ser en persona, porque entonces podré tener tu respuesta (que esperaré con gran impaciencia) en el acto, y juzgar por mí mismo, por tu expresión, el efecto que mis palabras están teniendo sobre tí, un efecto que será crucial para decidir nuestro futuro común. Hay una palabra Adéle, que aparentemente hasta ahora hemos tenido miedo de usar -la palabra amor-, no obstante que lo que siento por tí es amor genuino; el problema es uno de complicidad: si lo que sientes por mí es también amor. Esta carta removerá esta duda, sobre cuya resolución depende mi vida entera. [...]

Jorge Luis Borges: "Las causas".

Los ponientes y las generaciones. Los días y ninguno fue el primero. La frescura del agua en la garganta de Adán. El ordenado Paraíso. El ojo descifrando la tiniebla. El amor de los lobos en el alba. La palabra. El hexámetro. El espejo. La Torre de Babel y la soberbia. La luna que miraban los caldeos. Las arenas innúmeras del Ganges. Chuang-Tzu y la mariposa que lo sueña. Las manzanas de oro de las islas. Los pasos del errante laberinto. El infinito lienzo de Penélope. El tiempo circular de los estoicos. La moneda en la boca del que ha muerto. El peso de la espada en la balanza. Cada gota de agua en la clepsidra. Las águilas, los fastos, las legiones. César en la mañana de Farsalia. La sombra de las cruces en la tierra. El ajedrez y el álgebra del persa. Los rastros de las largas migraciones. La conquista de reinos por la espada. La brújula incesante. El mar abierto. El eco del reloj en la memoria. El rey ajusticiado por el hacha. El polvo incalculable que fue ejércitos. La voz del rui…

Carta de Kahlil Gibrán a Mary Haskell.

Para vivir es necesario coraje. Tanto la semilla intacta como la que rompe su cáscara tienen las mismas propiedades. Sin embargo, sólo la que rompe su cáscara es capaz de lanzarse a la aventura de la vida.
Esta aventura requiere una única osadía: descubrir que no se puede vivir a través de la experiencia de los otros, y estar dispuesto a entregarse. No se puede tener los ojos de uno, los oídos de otro, para saber de antemano lo que va a ocurrir; cada existencia es diferente de la otra.
No importa lo que me espera, yo deseo estar con el corazón abierto para recibir. Que yo no tenga miedo de poner mi brazo en el hombro de alguien, hasta que me lo corten. Que yo no tema hacer algo que nadie hizo antes. Déjenme ser tonto hoy, porque la tontería es todo lo que tengo para dar esta mañana; me pueden reprender por eso, pero no tiene importancia. Mañana, quién sabe, yo seré menos tonto.
Cuando dos personas se encuentran, deben ser como dos lirios acuáticos que se abren de lado a lado, cada una…

Carta de Amor de Honoré de Balzac a Eva Hanska.

"Mi amado angel,
Estoy loco por ti: no puedo unir dos ideas sin que tú te interpongas entre ellas. Ya no puedo pensar en nada diferente a ti. A pesar de mí, mi imaginación me lleva a pensar en ti. Te agarro, te beso, te acaricio, mil de las más amorosas caricias se apoderan de mí. En cuanto a mi corazón, ahí estarás muy presente. Tengo una deliciosa sensación de ti allí. Pero mi Dios, ¿qué será de mí ahora que me has privado de la razón? Esta es una manía que, esta mañana, me aterroriza. Me pongo de pie y me digo a mí mismo: “Me voy para allá”. Luego me siento de nuevo, movido por la responsabilidad. Ahí hay un conflicto miedoso. Esto no es vida. Nunca antes había sido así. Tú lo has devorado todo.
Me siento tonto y feliz tan pronto pienso en ti. Giro en un sueño delicioso en el que en un instante se viven mil años. ¡Qué situación tan horrible!   Estoy abrumado por el amor, sintiendo amor en cada poro, viviendo solo por amor, y viendo cómo me consumen los sufrimientos, atrapado en mil…

Julio Cortázar: "El breve amor"

Con qué tersa dulzura me levanta del lecho en que soñaba profundas plantaciones perfumadas,
me pasea los dedos por la piel y me dibuja en el espacio, en vilo, hasta que el beso se posa curvo y recurrente
para que a fuego lento empiece la danza cadenciosa de la hoguera tejiéndonos en ráfagas, en hélices, ir y venir de un huracán de humo-
(¿Por qué, después, lo que queda de mí es sólo un anegarse entre cenizas sin un adiós, sin nada más que el gesto de liberar las manos ?)
Julio Cortazar.

Arcipreste de Hita: "Sírvela, no te canses"

Sírvela, no te canses, sirviendo el amor crece...
»Sírvela, no te canses, sirviendo el amor crece; homenaje bien hecho no muere ni perece, si tarda, no se pierde; el amor no fallece pues siempre el buen trabajo todas las cosas vence.
»Agradécele mucho cuanto ella por ti hiciere, ensálzalo en más precio de lo que ello valiere no te muestres tacaño en lo que te pidiere ni seas porfiado contra lo que dijere.
»Busca muy a menudo a la que bien quisieres, no tengas de ella miedo cuando tiempo tuvieres; vergüenza no te embargue si con ella estuvieres: perezoso no seas cuando la ocasión vieres.
»Si la mujer encuentra un haragán cobarde dice luego entre dientes: -¡Fuera, que se hace tarde! Si a una dama cortejas, tu ropón no te enfarde, que tu vestido airoso haga del talle alarde.
»La pereza excesiva es miedo y cobardía, pesadez y vileza, suciedad y astrosía; por pereza perdieron muchos mi compañía, por pereza se pierde mujer de gran valía. [...]
 Fragmento: Libro del Buen Amor.  Siglo XIV.

Jorge Teillier: "Después de todo"

Después de todo
nos volveremos a encontrar.
El verano tenderá sus manteles en el suelo
para que dispongamos nuestras provisiones
y tú seguirás bella
como la canción El Vino de Mediodía
que el loco tocaba en la leñera.

Después de todo
hay tantas y tantas tierras.
Yo no me impaciento.
Tenemos todos los años del mundo para
                                                    recorrerlas
hasta que de nuevo estemos juntos
y tú me contarás
que una vez me conociste
en un pequeño planeta que yo no recuerdo
un planeta llamado Tierra
y vas a hablarme
de casas visitadas por la luna;
billetes de apuesta a los hipódromos,
nuestras iniciales dibujadas con tiza blanca
en un muro en demolición.

Equivoquémonos todo lo que queramos.
La tierra del desamor no existe
ante el gesto tuyo de mostrar las magnolias
de una plaza de barrio,
tu cabeza en mi hombro,
la clara música nocturna de tu cuerpo.

Un gesto rehace todo:
cuando la casa se incendia
su vida sigue entera
en la hoja chamuscada de un cuaderno,
el alfil sobreviviente del ajedrez.

E…

Paul Eluard: NUSCH.

Los sentimientos aparentes.                        Ligereza del acercarse.                        La cabellera de las caricias.
                       Sin preocupación, sin sospechas.                        Tus ojos se entregan a lo que ven:                        Son vistos porque ellos miran.
                       Confianza de cristal                        entre dos espejos.                        Tus ojos se pierden en la noche                        para añadir el insomnio al deseo.-
Paul Eluard.

Paul Celan: "Estaba".

Estaba la pizca de higo en tu labio.

Estaba Jerusalén a nuestro alrededor.

Estaba el aroma de los pinos albares sobre el barco danés que bendecíamos.

Yo estaba en ti.
Paul Celan.

Jüri Talvet: "El Amor"

EL AMOR
es mandamiento, así pensaba Kierkegaard. Mejor será –pienso yo– amar, sin hacer                           caso de ese mandamiento.




Reconociéndose el alma con el alma, respondiendo la sangre a la sangre, sin saber, en pleno vuelo –hacia arriba o hacia abajo–, cuál habrá de ser el lugar de destino.

John Donne: "Por quién doblan las campanas".

¿Quién no mira al sol cuando atardece?  ¿Quién quita sus ojos del cometa cuando estalla?  ¿Quién no presta oídos a una campana cuando por algún hecho tañe?  ¿Quién puede desoír esa campana cuya música lo traslada fuera de este mundo?  Ningún hombre es una isla entera por sí mismo.  Cada hombre es una pieza del continente, una parte del todo.  Si el mar se lleva una porción de tierra, toda Europa queda disminuida, como si fuera un promontorio, o la casa de uno de tus amigos, o la tuya propia.  Ninguna persona es una isla; la muerte de cualquiera me afecta, porque me encuentro unido a toda la humanidad; por eso, nunca preguntes por quién doblan las campanas; doblan por ti. 

Después de las fiestas.Julio Cortázar

Y cuando todo el mundo se iba y nos quedábamos los dos entre vasos vacíos y ceniceros sucios,
qué hermoso era saber que estabas ahí como un remanso, sola conmigo al borde de la noche, y que durabas, eras más que el tiempo,
eras la que no se iba porque una misma almohada y una misma tibieza iba a llamarnos otra vez a despertar al nuevo día, juntos, riendo, despeinados.
-Julio Cortázar, Después de las fiestas.

Antonio Gala: "Alargaba la mano y te tocaba…"

Alargaba la mano y te tocaba. Te tocaba: rozaba tu frontera, el suave sitio donde tú terminas, sólo míos el aire y mi ternura. Tú moras en lugares indecibles, indescifrable mar, lejana luz que no puede apresarse. Te me escapabas, de cristal y aroma, por el aire, que entraba y que salía, dueño de ti por dentro. Y yo quedaba fuera, en el dintel de siempre, prisionero de la celda exterior.





La libertad hubiera sido herir tu pensamiento, trasponer el umbral de tu mirada, ser tú, ser tú de otra manera. Abrirte, como una flor, la infancia , y aspirar su esencia y devorarla. Hacer comunes humo y piedra. Revocar el mandato de ser. Entrar. Entrarnos uno en el otro. Trasponer los últimos límites. Reunirnos…..
Alargaba la mano y te tocaba. Tú mirabas la luz y la gavilla. Eras luz y gavilla, plenitud en ti misma, rotunda como el mundo. Caricias no valían, ni cuchillos, ni cálidas mareas. Tú, allí, a solas, sonriente, apartada, eterna tú. Y yo, eterno, apartado, sonriente, remitiéndote pactos inservibles, alianzas de cera.
Todo e…