Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2014

Françoise Sagan: Una cierta sonrisa (Un Certain Sourire)

Quand je le vis je me dis, une fois de plus, mais cette fois avec une espèce de douleur, qu'il était très beau.Cela me fit vraiment un peu mal, comme toute chose que je ne pouvais prendre. J'avais rarement le goût de prendre, mais là je pensai très vite que j'aurais voulu attraper ce visage entre mes mains, le serrer dans mes doigts, violemment, presser cette bouche pleine, un peu longue, contre la mienne. Pourtant Luc n'était pas beau.  Mais il y avait quelque chose dans ses traits qui faisait que ce visage, aperçu deux fois, m'était mille fois moins étranger que celui de Bertrand, mille fois moins étranger, mille fois plus désirable que celui de Bertrand qui pourtant me plaisait.


Cuando lo vi, me dije , una vez más , pero esta vez con una especie de dolor, que él era muy hermoso. Esto verdaderamente me hizo un poco mal, como todo lo que yo no podía tomar. Yo rara vez sentí el gusto de tomar, pero luego pensé enseguida que quería atrapar ese rostro entre mis manos…

Santa Teresa de Ávila: Coloquio amoroso

Si el amor que me tenéis, Dios mío, es como el que os tengo, Decidme: ¿en qué me detengo? O Vos, ¿en qué os detenéis?
-Alma, ¿qué quieres de mí? -Dios mío, no más que verte. -Y ¿qué temes más de ti? -Lo que más temo es perderte. Un alma en Dios escondida ¿qué tiene que desear, sino amar y más amar, y en amor toda escondida tornarte de nuevo a amar?
Un amor que ocupe os pido, Dios mío, mi alma os tenga, para hacer un dulce nido
adonde más la convenga.

Mijaíl Bulgákov: "El amor surgió ante nosotros..."

El amor surgió ante nosotros,como surge un asesino en la noche, y nos alcanzó a los dos. Como alcanza un rayo o cuchillo de acero. Ella decía después que no había sido así , que nos amábamos desde hacía tiempo, sin conocernos, sin habernos visto...

El maestro y Margarita.

Boris Vian: "Ellos rompen el mundo".

Ellos rompen el mundo En pequeños pedazos Ellos rompen el mundo A golpes de martillo Pero me da igual Me trae sin cuidado Queda bastante para mí Queda bastante
Es suficiente que me guste Una pluma azul Un camino de arena Un pájaro miedoso Es suficiente que me guste Una delgada brizna de hierba Una gota de rocío Un grillo de monte Pueden romper el mundo En pequeños pedazos Queda bastante para mí Queda bastante
Tendré siempre un poco de aire Un hilillo de vida Un poco de luz en la mirada Y el viento en las ortigas E incluso, e incluso Si me encarcelan Queda bastante para mí Queda bastante
Es suficiente que me guste Esa piedra erosionada Esos ganchos de hierro En los que se detiene un poco de sangre Me gusta, me gusta La tabla gastada de mi cama El jergón y los travesaños El polvo suspendido en un rayo de sol