Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2011

Ryszard Kapuściński: "Desde que estás..."

Desde que estás
todo cambia de color

tiene un matiz más:tú

desde que estás

cambian los sonidos:están llenos de tu voz

desde que estás

los bosques y los árboles

huelen a ti

desde que estás

toco el mundo

un mundo completoy único





1994.Versión de Abel A. Murcia Soriano.

Andrés Eloy Blanco: "Miedo"

Miedo.
La sombra de una duda sobre mí se levanta
cuando llega el arrullo de tu voz a mi oído;

miedo de conocerte; pero en el miedo hay tanta
pasión, que me parece que ya te he conocido.
Yo adiviné el misterio cantor de tu garganta.
¿Será que lo he soñado? Tal vez lo he presentido:
mujer cuando promete y nido cuando canta;
mentira en la promesa y abandono en el nido.
Quizá no conocernos fuera mejor; yo siento
cerca de ti el asalto de un mal presentimiento
que me pone en los labios una emoción cobarde.
Y si asoma a mis ojos la sed de conocerte,
van a ti mis audacias, mujer extraña y fuerte,
pero el amor me grita: -¡si has llegado muy tarde!...

Fyodor Sologub: "Ámame en mi locura..."

Ámame en mi locura.
Nuestro camino es el mismo, igual que nuestra vida.
Mi locura está poblada de maná paradisíaco.

Ámame así en mi ardor.
Sólo sé siempre sencilla
Como las palabras de mis versos.

Quiero ver al amanecer
Tu cuerpo salpicado por gotas de rocío.

Ámame en mi voluptuosidad:
En mi flaqueza, e incluso en la demencia,
El amor siempre nos mostrará el camino cierto
Llenando nuestro paraíso de un calor sin límite.

Ámame a pesar de los rechazos.
Nuestro camino es el mismo, al igual que nuestra vida.

Yo abriré todos los palacios,
Y a tus pies arrojaré
Todos los cetros y coronas
La carga agotadora
Todo lo que los creadores pueden dar.





4 de mayo de 1921

Versión de Jorge Bustamante García

H. P Lovecraft : "XXVIII. Expectación"

No sabría decir por qué algunas cosas me producen
Una sensación de maravillas inexploradas por venir,
O de grieta en el muro del horizonte
Que se abre a mundos donde sólo los dioses pueden vivir. Es una expectación vaga, sin aliento,
Como de grandes pompas antiguas que recuerdo a medias,
O de aventuras salvajes, incorpóreas,
Plenas de éxtasis y libres como un ensueño.

La encuentro en puestas de sol y en extrañas agujas urbanas,
En viejos pueblos y bosques y cañadas brumosas,
En los vientos del Sur, en el mar, en collados y ciudades iluminadas,
En viejos jardines, en canciones entreoídas y en los fuegos de la luna. Pero aunque sólo por su encanto vale la pena vivir la vida
Nadie alcanza ni adivina el don que insinúa.
Howard Phillips Lovecraft. Versión de Juan Antonio Santos y Sonia Trebelt