Jayne Anne Phillips: Feliz.



Sabía que amándolo podía hacerlo feliz, pero no lo amaba. O sí, pero eso se hundía en sí mismo como un agujero y engullía los contenidos. Rodeada por el torbellino de sus propios movimientos la idea de hacerlo feliz le resultaba entrañable. Iba de un lugar a otro, nunca revelaba una sorpresa. Dormía sola de noche, el alma de un sacerdote desnudo en su cuerpo dulce. Manos blandas y menudas, el pan levando en su estómago. Cuando se tendía junto al hombre que amaba y no amaba, el hombre se abría y abría. Dentro de él un acróbata hacía piruetas sobre la muerte. Y recorría alambres delgados sin nada encima ni debajo. Ella lloraba, él era tan bello con su malla escarlata y su cara blanca del tamaño de una moneda.



Traducción Arturo Casals

Comentarios

Entradas populares