Rainer Maria Rilke: Entonces será el ángel…



Caravaggio, Cupid as Victor (detail), ca. 1601.


Entonces será el ángel ciertamente 
el que bebe despacio de mis rasgos 

el vino esclarecido de visiones. 

Sediento, ¿quién te ha llamado aquí? 

Y que tú estés sediento, tú en quien la catarata
de Dios en cada vena se arroja: que tú tengas 

también sed: abandónate a la sed 

(¡cuánto me has conmovido!). 

Y, mientras fluyo, siento 
lo seca que tenías la mirada; 

y estoy tan inclinado encima de tu sangre 

que hasta inundo tus cejas, las puras.



París, finales de 1913

Comentarios

Entradas populares