Emily Dickinson: Ningún cepo puede torturar mi alma en libertad.




Ningún cepo puede torturar
Mi alma en libertad,
Pues detrás de este esqueleto mortal
Se teje uno de más valor.

No puedes horadar con un serrucho
Ni transpasar con una cimitarra
Dos cuerpos, por lo tanto perdura,
Amarra uno y el otro vuela libre.

El águila no se despoja
De su nido y, sin embargo,
Gana en cielo
Más fácilmente que tú.

Excepto tú mismo, tal vez nadie pueda ser
Tu enemigo,
Cautividad es conciencia

Y también es libertad.

Comentarios

Entradas populares