Pierre Jean Jouve: Mozart


Mozart

A Ti cuando yo escuchaba tu arco iris de verano:
La dicha comienza ahí a mitad de la altura de los aires
Ahí las espadas de la pesadumbre
De mil efusiones se recubren de nubes y de pájaros.
Por dar placer al día
La hoz dejó una anémona en el prado,
Nostalgia liberada ternura tan amarga
Conoce usted Salzburgo a las seis en verano
Temblor placer una nube se bebe el sol poniente.

Temblor —en Salzburgo en verano
Oh divina alegría tú morirás cautiva oh inventada juventud
Pero un solo día rodea aún estas colinas verdaderas
Ha llovido, fin de tormenta. Oh divina alegría
Apacigua a esa gente que por todo el mundo cierra los
ojos en las salas de concierto.


Comentarios

Entradas populares