Pier Paolo Pasolini: Carne y cielo.


Oh, amor materno,
doliente, por los oros
de cuerpos invadidos
del secreto de regazos.

Amados movimientos
inconscientes del perfume
impúdico que ríe
en los miembros inocentes.

Pesados fulgores
de cabellos… crueles
negligencias de miradas…
atenciones infieles…

Enervado por llantos
tan suaves vuelvo a casa
con las carnes ardientes
de espléndidas sonrisas.

Y enloquezco en el corazón
nocturno de un día de trabajo
después de mil otras noches
con este impuro ardor.


De El ruiseñor de la iglesia católica








Comentarios

Entradas populares