Ir al contenido principal

Rafael Alberti


Rafael Alberti.

Alma de marinero, corazón de poeta

“El agua de las fuentes innumerables.
Duermo oyendo su infinito resonar.
Agua es aquí en Roma mi sueño.”Del poema El Agua



La madrugada del 16 de diciembre de 1902 nace en El Puerto de Santa María (Cádiz) el escritor Rafael Alberti. Para 1912 ingresa en el Colegio San Luis Gonzaga, de los jesuitas; de poca inclinación al estudio, de niño prefería escaparse del aula, unas veces para pintar y para escarbar en la arena de la playa, buscando caracoles, almejas, cangrejos y erizos de mar.

A partir del año 1917 comienza a residir en Madrid con su familia. De su llegada a esta ciudad representa un hecho significativo en la vida del poeta la primera visita que hiciese al Museo del Prado, reafirmando su interés precoz por la pintura.
Y no es sino hasta 1921, cuando comienza a interesarse por el mundo de la literatura. Comienza entonces un proceso donde se mezclaba las artes graficas y la poesía. Para el año de 1922 publica sus primeros versos en la revista Horizonte y de modo alterno, expone sus cuadros en el Ateneo de Madrid . Al año siguiente su salud decae considerablemente, forzando su traslado hacia la sierra de Guadarrama; allí crea los versos que componen su primer poemario Mar y Tierra, mas tarde lo llamaría Marinero en Tierra, que obtuvo el Premio Nacional de Literatura.(1925). Para esta fecha también publica La Amante.

En Madrid, en la Residencia de Estudiantes, se une en amistad con García Lorca, Salinas, Guillén, Dalí, Buñuel, Aleixandre, Gerardo Diego, Dámaso Alonso y José Bergamín. Entre 1928 y 1929 escribe sus obras Santa Casilda y publica Cal y Canto y Sobre los ángeles. En 1930 contrae matrimonio con la escritora María Teresa León.

Para la fecha de 1933 conoce a Ilya Ehrenburg, Pablo Neruda y a Dolores Ibárruri.
Publica Consignas y Un fantasma recorre Europa. Un año mas tarde funda con María Teresa León, la revista revolucionaria Octubre. Publica en México (1935) Verte y no verte, elegía a Sánchez Mejías. La revista Cruz y Raya le publica el libro Poesía (1924-1930).

En 1938, Publica Poesía (1924-1938) y Cantata de los héroes y la fraternidad de los pueblos. Un año mas tarde ante derrota del gobierno republicano se ve obligado a salir de España junto a María Teresa León. Se dirigirán a Francia.;allí el matrimonio vivirá en la casa de Pablo Neruda y Delia del Carril. Luego de esto se instaló en Argentina donde su obra creció de forma decisiva, señalada por el sentimiento del destierro: Coplas de Juan Panadero, Retornos de lo vivo lejano y la obra en prosa La arboleda perdida, libro de memorias, y en teatro El adefesio (1 944) Publica su recopilación de poesía erótica El ceñidor de Venus desceñido(1947),A la Pintura y Salmo (1948) Noche de guerra en el museo del Prado (1956). En 1963 fijó su residencia en Roma, ciudad que evoca en los versos de Roma, peligro para caminantes (1968). En 1965 se le concedió el premio Lenin de la Paz.
Antes de su retorno del exilio en abril de 1977, publicó Canciones del alto valle del Aniene y otros versos y prosas, a la que siguieron, ya en España, Abierto a todas horas (1979), Versos sueltos de cada día (1982) y Versos para Altair (1988). En 1978 estrenó,La pájara pinta. En 1983 se le otorgó el premio Miguel de Cervantes.
Rafael Alberti representa un hito sobresaliente de la denominada generación del 27, en su obra literaria convergen se el mito antiguo y utopía del futuro, lo lúdico y lo burlesco, gongorismo, tradición popular y surrealismo.
La poesía de Rafael Alberti se caracterizo por ser autobiográfica, en una entrevista el mismo autor acota; «Mi vida puede seguirse a través de mis libros, desde Marinero en tierra, hasta Canciones para Altair, pasando por La amante. Mi lucha política, mi forzoso desarraigo de España, mi nostalgia, mis amores, mis temores, todo lo he volcado en mi poesía de forma más o menos velada, pero ahí está. Pocas veces, tal vez nunca, me he evadido totalmente de mi mundo» («La conversación más cercana», El Mundo, 28 de octubre de 1999).
El poeta, el único que aun vivía de la generación del 27 muere el 28 de Octubre de 1999 en su casa Ora Marítima en el Puerto de Santa Maria, en su mar amado.


Fuentes: http://www.amediavoz.com/
http://www.rafaelalberti.es/
www.fut.es/~elebro/poe/alberti/.
http://cvc.cervantes.es/actcult/alberti/









Comentarios

Aire ha dicho que…
Hola Mariela :)

Soy Maria Eulalia, la del taller de poesía con Alfredo Chacón. Estoy retomando esto del internet nuevamente, y he decidido recomendarte en mi página. Saludos, y ¡espero que te encuentres bien!
Narciso y Goldmundo ha dicho que…
Hola, buenas tardes

Te invitamos a conocer nuestro blog de literatura: http://www.narcisoygoldmundo.blogspot.com/

Un saludo y muchas gracias por el espacio,
Narciso y Goldmundo

Entradas populares de este blog

e. e Cummings : "Nadie,ni siquiera la lluvia..".

En algún 
lugar al que nunca he viajado, 
felizmente más allá de toda experiencia, 
tus ojos tienen su silencio: 
En tu gesto más frágil hay cosas que me rodean 
o que no puedo tocar porque están demasiado cerca. 

Con solo mirarme, me liberas. 
Aunque yo me haya cerrado como un puño, 
siempre abres, pétalo tras pétalo mi ser, 
como la primavera abre con un toque diestro 
y misterioso su primera rosa. O si deseas cerrarme, yo y 
mi vida nos cerraremos muy bella, súbitamente, 
como cuando el corazón de esta flor imagina 
la nieve cayendo cuidadosa por doquier. 



Nada que hayamos de percibir en este mundo iguala 
la fuerza de tu intensa fragilidad, cuya textura 
me somete con el color de sus campos, 
retornando a la muerte y la eternidad con cada respiro. 

Ignoro tu destreza para cerrar y abrir 
pero, cierto es que algo me dice 
que la voz de tus ojos es más profunda que todas las rosas... 

Nadie, ni siquiera la lluvia tiene manos tan pequeñas.


Angelus Silesius: La rosa es sin porqué, florece porque florece...

La rosa es sin porqué, florece porque florece,  no tiene preocupación por si misma,  no desea ser vista. 1624-1677

Carta de Amor de Honoré de Balzac a Eva Hanska.

"Mi amado angel,
Estoy loco por ti: no puedo unir dos ideas sin que tú te interpongas entre ellas. Ya no puedo pensar en nada diferente a ti. A pesar de mí, mi imaginación me lleva a pensar en ti. Te agarro, te beso, te acaricio, mil de las más amorosas caricias se apoderan de mí. En cuanto a mi corazón, ahí estarás muy presente. Tengo una deliciosa sensación de ti allí. Pero mi Dios, ¿qué será de mí ahora que me has privado de la razón? Esta es una manía que, esta mañana, me aterroriza. Me pongo de pie y me digo a mí mismo: “Me voy para allá”. Luego me siento de nuevo, movido por la responsabilidad. Ahí hay un conflicto miedoso. Esto no es vida. Nunca antes había sido así. Tú lo has devorado todo.
Me siento tonto y feliz tan pronto pienso en ti. Giro en un sueño delicioso en el que en un instante se viven mil años. ¡Qué situación tan horrible!   Estoy abrumado por el amor, sintiendo amor en cada poro, viviendo solo por amor, y viendo cómo me consumen los sufrimientos, atrapado en mil…

Me miras, de cerca me miras,

" Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope,
 nos miramos cada vez más de cerca y nuestros ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente,mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio. Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber
simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mí como una luna en el agua".



Rayuela. Cáp. 7.(fragmento). Julio Cortazar.

Carta de amor de Juan Rulfo a Clara Aparicio.

Desde que te conozco, hay un eco en cada rama que repite tu nombre; en las ramas altas, lejanas; en las ramas que están junto a nosotros, se oye. Se oye como si despertáramos de un sueño en el alba. Se respira en las hojas, se mueve como se mueven las gotas del agua. Clara: corazón, rosa, amor…
Junto a tu nombre el dolor es una cosa extraña. Es una cosa que nos mira y se va, como se va la sangre de una herida; como se va la muerte de la vida. Y la vida se llena con tu nombre: Clara, claridad esclarecida. Yo pondría mi corazón entre tus manos sin que él se rebelara. No tendría ni así de miedo, porque sabría quién lo tomaba. Y un corazón que sabe y que presiente cuál es la mano amiga, manejada por otro corazón, no teme nada. ¿Y qué mejor amparo tendría él, que esas tus manos, Clara?
He aprendido a decir tu nombre mientras duermo. Lo he aprendido a decir entre la noche iluminada. Lo han aprendido ya el árbol y la tarde… y el viento lo ha llevado hasta los montes y lo ha puesto en las espigas de los t…